PARIS 8 DESS Handi DESS HANDI
Nouvelles technologies et handicaps sensoriels et physiques (Handi)


Precedente | Presentación | Introducción | Disposiciones | Legislación | Comparaciones | Instituciones | Conclusiones | Bibliografía |
DESSHANDI

 

Introducción del informe

 

 

El presente informe está dedicado a la integración social de las personas discapacitadas, en particular a la integración laboral. Tratándose de un informe jurídico, comprende también nociones sociales y económicas que las leyes toman en consideración. El informe pretende dar una visión de las disposiciones legislativas referentes a las políticas de empleo de los minusválidos puestas en práctica por los países europeos, sin ignorar la realidad humana que hay tras ellas. Disponer de un empleo es hoy la condición necesaria para la adquisición de la autonomía personal, económica y familiar. Por otra parte, en el proceso de integración de los minusválidos, las leyes ponen en juego numerosos actores sociales y económicos : los mismos minusválidos se ven implicados, pero también el movimiento asociativo, las empresas y los poderes públicos.

En su dimensión individual, la integración supone en primer lugar la eliminación de las barreras propias de la persona. Confrontado al dolor, a los complejos, a la dependencia de cuidados especiales, el minusválido debe liberar de obstáculos su propio espacio personal antes que ningún otro. Integrarse significa par él romper el estereotipo de persona enferma a cargo de la familia y de la sociedad, para reconocerse como un individuo íntegro. Pero necesita salir al exterior para encontrar su lugar en la sociedad. Las barreras colectivas empiezan por la actitud ciega que mantiene la sociedad en general. La sociedad está construida por y para las personas "normales", y la discapacidad no es asumida en la cotidianidad del hombre, constituyendo todavía una categoría extraordinaria. Las barreras físicas y sociales obligan a los discapacitados a protegerse en el seno de la familia, que proporciona la afección, necesaria también en el proceso de integración. Las administraciones asumen el aspecto físico (es decir, económico) de la integración social de los minusválidos. El informe que nos ocupa trata de poner de relieve en su contenido la importancia del papel que desempeñan en el proceso de integración las asociaciones de minusválidos, como un grupo de fuerza donde la persona discapacitada aprende a reconocer su autonomía económica y que permite la participación en el proceso de adopción de los textos relativos a ella.

El empleo de los minusválidos está recubierto por una dimensión económica que los textos de ley no pueden ignorar. Por una parte, los términos macroeconómicos condicionan las oportunidades de integración de los minusválidos. El nivel de crecimiento económico de un país, las tasas de empleo y desempleo, las disposiciones fiscales favorables, etc. repercuten en la vida de los minusválidos más que en la de cualquier otra persona, puesto que ellos son, en los períodos de crisis, los más fáciles de excluir del mercado de trabajo. Por otra parte, la transformación de las relaciones económicas dentro de un sistema de trabajo esencialmente liberal, de contrato, sin intervención de autoridad, donde cada vez más es la persona, abandonada a ella misma, quien juega su propia historia, condiciona en gran medida el lugar que ocupa el individuo en las relaciones de trabajo. En el presente informe hemos procurado dar cuenta de estos factores. Las políticas económicas de los Estados influyen directamente en las políticas de empleo, y por lo tanto en la integración profesional de los minusválidos.

Debe hacerse mención en todo este proceso del desarrollo tecnológico, que contribuye de una manera esencial a la eliminación de las barreras físicas. La aplicación terapéutica de las tecnologías hace posible la movilidad o la accesibilidad de las persona discapacitadas tanto al lugar de trabajo como a cualquier otro lugar. Pero además las nuevas tecnologías abren nuevos mercados de trabajo, dentro de una economía cada vez más orientada al desarrollo de la información y de la comunicación.

El trabajo de documentación realizado para la elaboración de este informe nos ha demostrado en qué medida la ley, el derecho, son determinantes en la integración de los minusválidos. Los factores sociales están presentes en el espíritu de los textos legales, que toman progresivamente en cuenta la situación y las necesidades de las personas discapacitadas. Encontramos aquí el principio de derecho según el cual el derecho no puede comprenderse fuera de la sociedad, la norma jurídica se construye en relación directa con los aconteceres sociales. Hacer un recuento de leyes sería quizá puramente jurídico, pero sería incompleto en el campo que nos ocupa. Por eso debíamos incluir las "acciones", los "programas", los acontecimientos políticos, que son de tanto interés para los derechos de los minusválidos como las disposiciones legales.

En tales contextos personales, sociales y económicos podemos hablar también de barreras jurídicas, cuya eliminación comienza con el reconocimiento de los derechos propios de las personas discapacitadas. Por muy lejanas que nos parezcan, las declaraciones de derechos constituyen el primer grado de protección, seguido del compromiso de los Estados, que se traduce en medidas concretas de protección (obligaciones legales, garantía de la igualdad de oportunidades y de trato, etc.). El reconocimiento político desde arriba y las reivindicaciones personales desde abajo contribuyen a cambiar la vida de las personas discapacitadas.

Este trabajo trata de reflejar entre sus líneas el tejido de esta realidad. Teniendo en cuenta los diferentes grados que acabamos de exponer, una primera parte del trabajo describe la evolución de la política de integración social de los minusválidos a nivel europeo, empezando por una visión histórica. La enumeración de meras fechas y acciones se acompaña sin embargo de consideraciones de fondo que dan cuenta del trabajo realizado detrás de cada disposición adoptada y de cada declaración hecha. El lector debe percibir la realidad de la verdadera construcción que se esconde tras un lenguaje político a veces lejano, abstracto.

La segunda parte del informe está consagrada a las políticas nacionales de empleo de los minusválidos. El primer capítulo nos ofrece un punto de vista comparado, para acabar con una descripción pormenorizada de la situación laboral de las personas discapacitadas en cada país. Para terminar, se ha intentado dibujar para cada país un esquema de las instituciones a las que debe dirigirse una persona discapacitada y los tipos de ayudas a las que tiene derecho.

Al final del trabajo, se ofrece en un glosario la explicación sucinta del funcionamiento de las políticas comunitarias y el papel particular que desempeña cada una de las instituciones. Se incluye igualmente un glosario de siglas que puede ser de utilidad para facilitar la lectura. Invitamos al lector a que lo consulte para obtener una comprensión más completa.



arriba

Helena GALLO ©
DESSHANDI